Noticias

Los alquileres más caros de España Sitges, Marbella y San Sebastián

En Sitges (Barcelona) el precio del metro cuadrado de alquiler se sitúa en 12 euros, llegándose a pagar hasta 9.000 euros al mes por una casa de cuatro habitaciones en la lujosa y exclusiva urbanización Les Botigues, próxima al mar y al puerto deportivo Port Ginesta.
Sin embargo, ésta no es la única zona de Sitges donde los precios se disparan, una vivienda unifamiliar en la urbanización Can Girona, cercana al exclusivo campo de golf Terramar, cifra su alquiler en 7.000 euros mensuales.
La proximidad con Barcelona (apenas 30 kilómetros), las buenas comunicaciones con la ciudad (Sitges se sitúa a 20 kilómetros del aeropuerto del Prat) y su notable patrimonio cultural son algunas de las razones que la sitúan como una de las localidades más caras de España.
Sin embargo, no es la única. San Sebastián cotiza también al alza, situando sus alquileres en 12 euros por metro cuadrado de media. Así, un piso de tan sólo 53 metros cuadrados en la zona centro de la capital donostiarra -junto al casco histórico- roza los 4.000 euros mensuales, mientras que un piso en el exclusivo e icónico paseo Miraconcha (una de las calles más caras de España, nacida tras las construcción del palacio de veraneo de la Casa Real en el siglo XIX) se sitúa en 3.000 euros.
También Marbella, ciudad del lujo y el glamour y punto de encuentro de la jet-set europea durante décadas, se sitúa entre las poblaciones más caras para alquilar una vivienda en la costa española.
Un alquiler en la localidad de la Costa del Sol tiene un precio medio de 11 euros por metro cuadrado, aunque esta cifra se dispara en función de las zonas.
Así, una chalet en la exclusiva urbanización de Los Monteros puede llegar a costar 9.500 euros mensuales de alquiler, mientras que un apartamento de dos dormitorios en el centro de la ciudad y junto a la playa se paga a 9.200 euros mensuales, precios no aptos para todos los bolsillos.
fuente: diariocritico.com
Aug 2, 2014


El barrio más español de Moscú

Más de 12 millones de personas viven en Moscú, una ciudad que no para de aumentar su población año tras año. El éxodo que se produce desde otras poblaciones hacia la capital rusa hace necesaria la construcción de viviendas. Sus planes urbanísticos recogen la construcción de nuevos distritos a lo largo del arco sur, sobre una superficie de 16.000 hectáreas, es decir, 160 kilómetros cuadrados. Para hacerse una idea de la magnitud de estos números, equivale a crear de la nada un espacio más grande que la ciudad de Barcelona o la de Valencia.
Esta hoja de ruta se traduce en inversiones de miles de millones, lo cual ha llevado a empresas de todo el mundo y de todos los sectores a intentar hacerse con un trozo de este descomunal pastel. Una de las elegidas para llevar a cabo este mastodóntico proyecto es española, y más concretamente, tiene su sede en Sevilla. Se trata de Atlántica, en la que participan tres compañías con diferentes especialidades: arquitectura (Eddea), ingeniería naval y aeronáutica (Ghenova) e inmobiliario (Galia).

fuente: expansion.com

Jul 29, 2014